27 de febrero de 2012

Gwyneth Paltrow o cómo no estar nominada y ser la ganadora de la noche. La 'otra crítica' de los Oscar 2012.

Aunque la gala de este año no me resultaba especialmente atractiva por sus nominaciones me veo en la obligación de comentar la alfombra roja por excelencia, la de los Oscars 2012 en el Kodak Theatre de Los Angeles (leído Los Ánlleles, of course).

La gala contó con la presencia de grandes estrellas y la ausencia de muchas otras. (Para mi una gala no es gala si no está Julia Roberts). Entre esas grandes estrellas, con el permiso de la gran Meryl Streep, la ganadora sin haber estado nominada fue Gwyneth Paltrow. Impecable, de blanco y con un diseño precioso de Tom Ford.


Y es que claro, una cuando va a los Oscars no sabe que es lo que puede encontrarse como rival y puede optar por dos vías. Una opción es arriesgar y aunque no seas la mejor, acercarse bastante. Es el caso de Emma Stone.

Arriesgando con los colores vivos en contraste con su piel, Emma lució un modelo sencillo con el toque necesario en el cuello para ir perfecta.

La otra vía es la de ponerse un vestido que podrías haber lucido perfectamente en doce ocasiones anteriores. Desde aquí hago un llamamiento a Jennifer López. Deja de ir vestida a las galas disfrazada de "latina sexy con curvas". Todos sabemos como es tu cuerpo y todos te hemos visto mil veces con un vestido como este. El mismo corte, el mismo escotazo y hasta la misma boñiga de vaca en la cabeza. Siempre igual. Un 3 para ti, chata.


Jennifer López fue precisamente una de las protagonistas de la gala porque uno de sus pezones salió a pasear ante el mundo y por empezar a presentar uno de los Oscar junto a Cameron Diaz de espaldas al público. Se supone que muy gracioso todo pero yo no veo la gracia por ningún lado. El hecho de entregar un premio partiéndose el ojal como quien está en la verduleria no me transmite ningún respeto, qué queréis que os diga.


Por seguir un hilo, continuaremos con Cameron Diaz, que con ese pelazo estaba protagonizando la secuela: 'Algo pasa con Mary sobre la alfombra roja'. Vestido bien, tú mal. Sencillo. Conciso.


Si ahora le damos la vuelta y nos centramos ahora en el "Tú bien, vestido mal" llegamos irremediablemente y desgraciadamente por costumbre, Meryl Streep, que se disfrazó de burbuja Freixenet, versión mamá.


Si Meryl escogió una tela de atrezzo de alguna obra de teatro de Broadway y se lió la manta al cuello, a riesgo de sufrir una paliza a manos de mi querida amiga Berta, diré que Natalie Portman hizo lo propio con un mantel de picnic. No, no es a cuadros pero es a lunares. Suficiente para meterme con ella. 

Monísima como es ella, sólo diré: Lisa, sí. Lunares, no. Pd: Te robo el collar.

En un color parecido al de Natalie, encontramos a Michelle Williams. Ella con su pelito corto, bien mono. Respecto a su vestido, tengo sentimientos encontrados. No sé si me gusta o no.


Es como en el caso del vestido de Missi Pyle. También tengo sentimientos encontrados. No sé si me espanta o me aterra. Ese vestido que intenta ser dos en un uno. Con esos plisados por una parte, una manga mal dejá caer y una banda que cuelga por el otro lado. Un despropósito.


El color era azul-verde extraño. Casi tan extraño como su rostro. Extraño por no decir feo. Bueno, que me voy por las ramas. También en otros tonos de verde fue una maravillosa Glenn Close. Apoteósica mujer fatal a su edad.


Y Viola Davis, que posó con Octavia Spencer, ganadora del Oscar a mejor actriz de reparto. Para mi, a pesar de la figura de una y otra, mucho mejor Spencer. 

Cada noche mis plegarias son para pedir que el pelo de Viola Davis se deba al rodaje de una nueva película y no a su propio gusto personal.

Y podemos pasar de una actriz nada esquelética pero acertada a otra nada adecuada. Es el caso de Melissa McCarthy que a pesar de lucir muy guapa y con un peinado favorecedor, no supo complementarlo con se elección.


Lo que no es preciso es arriesgar tanto como Angelina Jolie, que como tiene tipazo pensó que podía ponerse lo que quisiera. De hecho más que ponerse, se podía quitar lo que quería. En esta ocasión especial decidió quitarse la pierna izquierda y dejarla en casa. 


Estaréis pensando que no sé lo que me digo. Pero es que en esta foto sí parece que lleva su pierna como complemento. De hecho, pisa su vestido. Es su forma de posar. Rebelde como ella sola. Pero la pierna de Angelina fue ayer uno de los temas más comentados en Twitter por fotos como la siguiente, en la que parece que la mujer de Brad, efectivamente, se había olvidado de su pierna o que simplemente, se había dislocado algún hueso. La gran triunfadora de todo esto: la comentadísima pierna derecha.


De una pareja a otra y es que ahora me centro en Antonio y Melanie. Sin apellidos. Para mi Antolanie. Se ve que Melanie es muy de lo español, muy de la tierra, muy del ole y el finito durante la feria pero para ir a los Goya bien que se lo dejó clarito al marido: "Mira, Anchounio io me cago en chu mierda de fiescha espaniola. Ya si eso, me arregluaré para lous Oscar. No te lo chomes a mal que te quiero una jartá".


Que no es que fuera especialmente guapa pero al menos iba vestida de 2012, no disfrazada de la Marquesa de Águila Roja. Si pasamos a nuestra otra representante nacional, la Pene, veremos que ella, ya que no estaba nominada ¿para qué iba a preocuparse ella en destacar? Es cansarse sin motivo.


Que Penélope no tiró tantos años atrás como Melanie en los Goya pero optó por hacerse un peinado retro. Que mira que me desmotiva. Pero a ella parece que sí le gusta. 

De Pene, que iba muy de cine clásico, saltamos a otra época. En esta ocasión nos trasladamos a los años discotequeros de Studio 54. Jane Seymour, creyó que disfrazarse de diva negra en plena actuación iba a quedarle bien. Déjame ayudarte con un sencillo juicio de valor: Mamarracha.


También optaron por lo brillante pero con distinta fortuna Anna Faris, Judy Greer, y Milla Jovovich.

De visita a España para promocionar 'Scary Movie 26' aprovechó para tomar unos bocetos y apuntarse unos cuantos detalles para copiarle el diseño a Toni Acosta en los Goya.

Si tienes esa oreja, Dios te ha dado pelo para algo, ocúltala. Aprende de Ana Rosa Quintana.

Mira que me cae mal esta tipa que va de pseudoLaracroft por la vida pero va realmente guapísima con un diseño de Elie Saab en color blanco. Un 9 para ella.

También en blanco, por eso de huir del personaje y tal, Rooney Mara. Dirán que el vestido de Givenchy es muy bonito. A mi personalmente, ese escote me parece que no le queda nada bien.


Siguiendo con el blanco, Shailene Woodley y la princesa Charlene de Mónaco. La primera que lo mismo podría haber ido vestida de monja de clausura y el efecto habría sido el mismo. Y la segunda que habría preferido estar en un convento sufriendo la angustia de vivir que antes que ir a la gala y posar con esa cara.




Antes de cambiar de color, pasamos por un intermedio. Sandra Bullock, de Marchesa, en blanco y negro y pedrería. Una buena elección, aunque no la mejor.


En negro y dorado, Jessica Chastain con uno de los diseños más distintos al resto. Toda barroca ella. 


Pero para barroco, siempre Sacha Baron Cohen. Esta vez disfrazado de dictador para promocionar su película, que fue expulsado después de esparcir las cenizas del recién fallecido líder de Corea del Norte, Kim Jong-il. 


Por último: 


PD: No sé quien eres. No me voy a molestar ni en buscarlo. Sólo quiero saber por qué te/les/nos haces esto. ¿Por qué?


26 de febrero de 2012

Clip adelanto de 'Brave' (Indomable)



Ya hace meses salió a la luz un teaser trailer de la nueva película de Disney en colaboración con Pixar, 'Brave', que finalmente será traducida al español como 'Indomable'. Aquí hay un pequeño clip adelanto para que podamos ir conociendo a la princesa Mérida, la protagonista de la historia.


23 de febrero de 2012

Rosario Flores se pasa al inglés



Venía dispuesto a criticar sólo por el hecho de que Rosario se haya lanzado a perrear en inglés en su nueva canción, 'Gipsy Funky Love Me Do' pero me ha hecho tanta gracia la canción y la fiesta que se pega en el videoclip que el resultado final me ha resultado satisfactorio y todo. 

Un aplauso para Rosario. Renovarse o morir pero siendo ella misma. Sí señora. Bravo por el video, simple pero con la presencia de parte de su familia como su hermana Lolita, su sobrinas Elena Furiase y Alba Flores y con amigos como Enrique San Francisco, Rossy de Palma, Ana de Armas, Loles León, Juan Diego Botto y Antonio Carmona, entre otros. Muy grande. Na na, love me do...


22 de febrero de 2012

Con un poco de retraso, la Fail Compilation de Enero



Ya que las últimas entradas han sido casi en su totalidad de "La otra crítica", hoy toca volver a uno de los clásicos. Como aún no ha acabado el mes, la Fail Compilation que voy a publicar es la del mes de enero. Sin más preámbulos ahí va:

0:14. El mayor grito de pánico de la historia. Ella no gritaba por lo que estaba viendo, sino por lo que estaba sintiendo. El frío de la muerte. Se le apareció para llevársela con ella.

0:28. En un transplante no pierdas el tiempo, pierde los órganos.

0:57. Ay, ya te dije que mi intensión era decapitarte...

1:09. Siempre hay gente a la que los acontecimientos le llegan con retraso. Es el caso del chico que dice: Ahh! Que se sorprendió con 12 horas de retraso.

1:15. Todos sabemos que el champú es bueno para el pelo de la cabeza, no el del bigote.

1:26. ¿Cuándo aprenderán que esto siempre ocurre? Siempre.

1:42. Caer y morir. No querer levantarse. Quedarse tirada y rezar para que todo pase pronto.

2:19. A este hombre le sobraban las costillas. ¿Qué hago con ellas? Voy a triturarlas.

2:27. ¿Qué mejor que un grito claro y conciso cuando te has quemado vivo? Un simple ¡Ay! basta.

2:49. Sí, sí, sí. El suelo. Sí. Todo para él. Sí, sí, sí.

3:28. Ese sonido no puede ser emitido por una persona adulta. 

4:07. Lo primero de todo es como se pavonea, que ya es un fail en sí. Pero el grito desgarrador temiendo por su vida como si cayera de un noveno piso es brutal.

5:10. Una nueva modalidad de striptease. El stripescoñamiento.

5:56. Tu "yo guapa" no podía permitir que salieras así en cámara. Cortemos por lo sano. Y cuando me refiero a "cortar" me refiero a utilizar los cristales del cuadro para desfigurarte.

6:12. Para mí, este se lleva el premio. ¿Qué clase de perturbado hace esto? ¿Y qué pretendía? El quejido de dolor que emites es poco. Maldito desgraciado.

6:22. ¡Mierda! ¡¡¡Mi pelo!!!

7:29. Véase el final del video como el cámara huye de la escena del crimen para no ser culpado. Cobarde.


20 de febrero de 2012

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. La otra crítica de los Goya 2012.

Podemos entender el título de la entrada desde varias perspectivas y todas serían correctas. Por un lado, anoche asistimos a otra de esas tediosas noches que caracterizan la famosa gala del cine español. Nueva conductora de la gala, Eva Hache, pero el mismo aburrimiento de siempre. Por otro, podemos referirnos a los asistentes, los mismos chupópteros vividores de todos los años, aunque con alguna cara nueva eso sí. Y por último, con el famoso dicho de la mona y la seda podemos antender justamente lo contrario. Eres mona pero si no te vistes de seda, es necesario añadir el "una" delante de lo de mona. 

Debo confesar que este año no he visto la gala completa, sólo pequeños fragmentos. Pero es que tenía algo mucho más interesante que hacer. Dormir. Yo soy muy de unir conceptos y bien podría haber unido el hecho de dormir con ver la gala porque era poner Televisión Española ayer por la noche y el sopor se apoderaba de mi. ¿Tranquilizantes? ¿Para qué? Si siempre podemos ver la gala de los Goya.

Pocos momentos se salvaron por mucho que Eva Hache lo intentara. Lo único que era divertido era ver a algunos de los asistentes y a la propia presentadora con diferentes modelitos. Hay que reconocer que Eva acudió a la gala y posó en la alfombra roja (de Loterías y Apuestas del Estado, cutres) con un diseño espectacular. Poco se puede hacer cuando se tiene la cara de Eva Hache pero acertó con el primer modelo de los seis que lució. Todos de diseñadores españoles.


Una vez empezada la gala, el primer cambio de vestuario de la noche vino de la mano de Davidelfín, un esmoquín que, aunque atrevido, resultó muy acertado para el estilo de la Hache. El siguiente cambio de vestido fue para un modelo en azul petróleo, que más bien podrían haberle tirado un barril de gasolina por encima y quemarlo.


Lo que viene a continuación puede herir la sensibilidad de los lectores. Yo aviso. Se trata del siguiente modelo que lució Eva Hache en la gala. Ahí va. Espero que podáis perdonarme.


Sí, son ojos. Es un vestido con estampado de ojos. No voy a añadir nada más al respecto. Después lució un modelo en color nude, que triunfó durante la noche pero realmente espantoso y poco favorecedor. Menos mal que el último modelo, con el que cerró la gala, le sentaba estupendamente.


Una vez acabado con el repaso a Eva Hache, toca empezar a comentar los modelitos de las asistentes. Para empezar, la siempre espectacular Goya Toledo. Ella decidió que, ya que sus padres le habían desgraciado la vida con ese nombre, iba a intentar ser una de las mejores vestidas en cada gala a la que acudiera para desquitarse de ese peso con el que vive cada día. Goya.

La amiguísima de Pe, más conocida casi por esto que por sus trabajos, muy acertada. 
No tan acertada, sin embargo, Pilar López de Ayala, que fue poseída por Juana la Loca y decidió lucir pelos de desquiciada. Más que "no tan acertada" yo diría completamente horrorosa. 

Lo de vestirse de Espantapájaros se ve que es tendencia en 2012.
Pero no. Pilar no fue la peor. Siempre hay una actriz en el mundo del celuloide que puede superar a cualquiera. Ella es... Victoria Abril, con un diseño inspirado en un bocadillo de mortadela en papel de aluminio.

No se conoce quien firma el diseño de la Abril y es que, claro, a ver quien se atreve a firmar semejante despropósito. Ni siquiera el diseñador quiere reconocer que es parte de su obra.
El peinado de Victoria, por llamarlo de alguna forma, no fue especialmente comentado. Al contrario de los pelazos que se gasta Belén Rueda.

Belén, recién salida de un sueño de Resines, decidió plantarse ese pelucón para que anidaran las cigüeñas en su cabeza. El vestido rojo de alta costura que llevó es de Pedro del Hierro. Su inexpresividad facial la firmó el Bótox.
Pelazo el de Belén Rueda y peinados hechos por la lengua de una vaca para Juana Acosta, Clara Lago e Inma Cuesta.


Aunque Juana Acosta estaba espectaular y Clara Lago muy guapa, no me acabo de acostumbrar a los peinados tan elaborados y pegados a la cara. En el caso de Inma Cuesta, a pesar de ser bellísima no supo dejar su disfraz de hada de la muerte en casa.


También de negro y, sabemos que no está en las campanadas porque es Febrero, Anne Igartiburu más de lo mismo. Alta, rubia y cuerpazo. Me aburre esta mujer. Corazón de aburrimiento.

¿Alguien sabe que hacía esta mujer en los Goya? Ella piensa que a lo mejor es actriz por haber hecho un sketch con José Mota pero no, Anne, no lo eres.

Como vemos el negro triunfó sobre la alfombra roja. La que no triunfó fue Ingrid Rubio que, aunque iba de negro y acompañada de Unax Ugalde tomó la decisión de tirar por tierra, ya no sólo su carrera, sino su imagen. Ingrid, sigue así y Unax te deja. ¿Por qué Ingrid tiene paquete? ¿Cómo sujeta el bolso? ¿Por telekinesia?

Ingrid Rubio es la típica actriz que siempre acude a este tipo de celebraciones pero que nunca tiene nada que celebrar porque no trabaja en ninguna película decente desde 1997.
Seguimos con el negro de la mano de Estrella Morente, aunque yo más que de la mano, la cogería del pescuezo y le diría: "¡Anda tira pa' casa, tira! ¿Pero tú te has visto cómo vas, alma de cántaro? ¡Qué vas a una gala de cine no a una corrida de toros goyesca! Va, va, quítate las borlas esas que se le ponen a los caballos y no salgas del establo hasta que no aprendas a vestirte como toca."


Menos mal, Estrella, que sí que hay mujeres que saben vestirse. Menos mal. Verónica Echegui, la Juani en sus tiempos mozos, de blanco y con un adorno y un bolso que le daban el toque necesario a la pieza.


A Elena Anaya, que se llevó el Goya a mejor actriz por 'La piel que habito', en tono claro y demasiado delgada le sobraba el aguilucho colgando del cuello.


La también premiada como Mejor Actriz Revelación, María León muy guapa de Valentino aunque me hace dudar de que tenga pecho o se trate de su hermano disfrazado de mujer. 


Marta Etrura, guapísima, fue la abanderada del color Nude, que junto al negro, fue otro de los más escogidos. 


De este color también vimos a María Valverde con el camisón que le dejó su tía Paquita y al que le cosió pedrería por arriba.


Érase una vez Michelle Jenner, vestida de princesa de cuento. 


Y Macarena Álvarez. Que se puede ser fea, pero ya que eres mas espantosa que un pie, al menos vístete bien. 


Claro, después de ver a la hija de Estela Reynolds, cualquier cosa te parece bien. Aunque las que vienen a continuación, la verdad ni fu ni fa.



María Adánez se vistió como esa típica persona que acude a una ceremonia por compromiso. Me pongo ese vestido que ya me puse en otra fiesta a la que no acudió la misma gente que a esta y así parece que sea nuevo. Cayetana Guillén Cuervo me decepcionó porque no se puso el verde, el verde. Lucía Jiménez, abajo a la izquierda. Quiero pensar que está embarazada. Y Leonor Watling. La marlanga iba de rojo, bastante guapa.


Toni Acosta de azul noche brillante y Dafne Fernández con una pose inspirada en la Torre de Pisa.

Marisa Paredes posó con Antonio Resines. Paredes con vestido de color azul. Un azul que no venía a cuento porque nadie más llevó un diseño en ese color. Y ya se sabe que cuando vas a una gala y no hay  vestidos del color del tuyo es que estás demodé. Marisa, ya lo sabes.


Otros que posaron de dos en dos fueron, como no, la preja formada por Antonio Banderas y Melanie Griffith que le pidió prestado a Julia Roberts un diseño de los que utilizó para interpretar a la reina de Blancanieves en la película que se estrena este año. 

Melanie, antes de salir de casa con un vestido medieval con floripondias colgando, piensatelo dos veces. O tres. O veintiocho si es necesario.

Si de parejas va la cosa, una buena amiga de Antonio Banderas, Salma Hayek acudió con su marido.

Muy guapa, con un diseño de color vino firmado por Gucci.

Todos sabemos que las comparaciones son odiosas. Pero claro, ves el diseño de Salma y ves el de Mabel Lozano (Sí, sigue viva) y mueres. Directamente. Mueres.

La mastodóntica Mabel pensaba que eso de la clase y el estilo no iba con ella. Así apareció. ¿Peines? ¿Qué es eso?

Mabel es de ese tipo de gente que no sabes muy bien que pinta en los Goya. Es el caso de Leire, la cantante de La Oreja de Van Gogh, que también fue una de las invitadas.

Como véis, a ella también le pilló por sorpresa la invitación. De hecho, ni siquiera buscó un vestido que le sentara bien.
Silvia Marsó también fue a la gala. Ella, por lo menos, es actriz. Aunque no se sabe muy bien porque la invitan. Yo también he actuado en obras de teatro en mi colegio y no estoy todos los años en la gala de los Goya, viviendo la vida. 



La que nunca falta en los Goya y suele, incluso presentar alguno de los galardones es Silvia Abascal que reapareció en la alfombra roja después de haber sufrido un ictus cerebral hace 10 meses. Silvia se disfrazó de princesa Letizia en una recepción de palacio ante altos mandatarios de Ucrania.


Las dos últimas actrices, antes de pasar a los hombres, me encantan. Por un lado, tenemos a Manuela Velasco. Es extraño porque no sé si me gusta como va o no. Un vestido demasiado holgado. Podría haber escogido otro de los preciosos diseños que hace Carolina Herrera.


Y Blanca Suárez, guapísima ella que es, normalmente no suele acertar. En este caso, aunque el corte y el diseño del vetsido le quedaba fenómenal y el maquillaje y peinado acompañaban, yo hubiera escogido otro color más adecuado para su tono de piel tan claro. 


En cuanto a los chicos, vamos a centrarnos en los guapos de la noche. Así que aunque Pedro Almodóvar iba fatal, no desperdicio mi tiempo con él. Al grano.



¡Vivan los hombres bien vestidos! Es que ha habido cada año en la alfombra que los hombres eran para matarlos a pedradas. En esta ocasión, Miguel Ángel Silvestre y Quim Gutiérrez, muy elegantes.


Martín Rivas, que aunque ha dejado de buscar a Paula, sigue con cara de estreñido optó por la corbata. Maxi Iglesias, más informal sin corbata ni pajarita. Ambos de negro.


Eduardo Noriega, que le robó la chaqueta a un niño porque no encontraba de su talla iba de marrón y negro. Rodolfo Sancho robó su atuendo del vestuario de un circo, iba vestido de payaso.

Como en todas las galas, hay de todo. Pero parece ser que, aprovechando que era el fin de semana de Carnaval, más de alguna y alguno decidió ponerse su disfraz favorito e ir a echarse una cabezadita a la gala de los Goya.