11 de marzo de 2013

'La otra crítica' de los Oscars 2013

 ¡Hola a todos! Bueno, por petición popular me he decidido a escribir "la otra crítica" de la gala de los Oscar 2013 aunque sea con varios días de retraso ya que no pude hacerla en su momento.

Voy a ser sincero y breve porque ya muchos habéis visto el modelito polémico de Anne Hathaway, lo preciosa que iba Jennifer Lawrence y otras tantas. Así que centraré mi ira en unas cuantas.

Fue una alfombra roja aburrida. Mucho. Casi tanto como Adele.


Como vuelva a ir vestida a una gala con uno de los 32 vestidos confeccionados con los 450 metros de tela negra que le tocaron en el sorteo de una tienda de retales de su pueblo, me niego a incluirla. Eres muy pesada, Adele. Cambia de vestido ya.

Catherine Zeta Jones. Cuando todo el mundo creía que había desaparecido de la faz de la tierra, llegan los Oscars y aparece como un champiñón con la humedad. Fijaos en esta imagen:


No sabría decir si está igual de joven o está increiblemente decrépita. Me está despertando sentimientos contradictorios. La Belén Rueda yanqui.

Halle Berry. Desde 2006 que no ha hecho nada decente en cine y lo último fue la tercera entrega de X-Men. Tampoco os creáis... Años viviendo de renta. ¿Pero esta quién es? ¿Actriz o diputada española? Vestida de Withney Houston en los 90 se plantó en los Oscars.


Jennifer Aniston. La que fuera Rachel Green se cagó en los Oscars como nunca antes se había cagado tanto en algo. Tal cual llegó del café con las amigas, pasó por casa y se puso el vestido rojo con el que pensó que sería suficiente para no darnos cuenta de que no se peinó para la ocasión. Una cosa es tener una melena característica. Otra cosa es que en tu puñetera vida cambies, sosa.


Sosa, sosa, sosa es Kristen Stewart, que acudió con muletas a la gala para poder andar. No sé para qué si podría haberse impulsado y mantener el equilibrio con sus incisivos centrales perfectamente. En cuanto al vestido, no me da ni para criticarlo. Vete de la mano con Adele, aburrida.


Renee Zellweger, compitiendo con la Zeta Jones para ser burbuja Freixenet se pasó con lo ajustadita que iba. Vale que quieras demostrar que puedes adelgazar y engordar como quieras y el resto de humanos te odiemos por ello, vale que te hayas puesto tetas o un push-up, vale que estés conteniendo la respiración desde las 17:06 de ese día para salir así en la foto, pero no es nada preciso que se te marque hasta la forma del chichi, nena.


Salma Hayek, que es muy coqueta y no quiso quedarse en casa por la tortícolis que padecía desde hacía dos días, buscó un vestido con cuello rígido (no es nada de adorno, es una aleación de metales muy solida) que sujetara el peso del moñazo que llevaba ahí arriba.


Y para terminar, Zooey Deschanel que luchó por su vestido contra algún tipo de muñeca de porcelana diabólica. Evidentemente perdió porque esa cara es de que la muñeca la ha poseído, sin duda.

5 comentarios:

  1. No sé si luchó contra una muñeca de porcelana o contra su bisabuela...

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja XD
    lo que he disfrutao con esto

    pd: odio las capchats esas ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!

      pd: yo también los odio, jaja!

      Eliminar
  3. Está muerta, claramente XD

    ResponderEliminar